atxondo_viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke

Vía verde de Arrazola, tras los pasos de la locomotora.

En la Bizkaia profunda, a unos 35km de Bilbao, se encuentra el valle de Atxondo. Dicen que es el lugar donde el silencio se escucha. Menos los fines de semana claro, que está bastante concurrido pero aun así merece la pena acercarse hasta este paraíso natural. La mejor manera de conocerlo es recorrer el valle a pie dando paseo por la antigua vía del ferrocarril minero. ¿Dispuesto a estirar un poco las piernas?

La vía verde de Arrazola, que es como se conoce este paseo, comienza en Apatamonasterio, que se encuentra entre los pueblos de Durango y Elorrrio y termina en el antiguo apeadero o estación de El Tope, en Arrazola. Todo el recorrido, que no llega a los 5km de longitud, discurre por una pista acondicionada para uso y disfrute de los peatones, sin perdida ni dificultad alguna por lo que es muy recomendable para familias.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
¡Vamos! seguimos los pasos de la antigua locomotora llamada Aurrera.

Lo primero que hay que hacer nada más llegar a Apata (es la abreviatura de Apatamonasterio utilizado por los lugareños) es encontrar el frontón. Como dicen unos amigos sevillanos que nos visitaron hace poco, ”lo primero que hacen los vascos es hacer una iglesia y un frontón. Y luego ya, el resto del pueblo”. Razón no les falta, porque no hay núcleo urbano en Euskadi, por pequeño que sea, que no los tenga (aunque siempre habrá alguna excepción, que confirme la regla).

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Entorno del Parque Natural de Urkiola, desde el valle de Atxondo.

Frente al frontón, cruzando la carretera, cruzaremos por un pequeño puente sobre el río Arrazola y encontraremos la pista, el inicio de esta maravillosa ruta.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Vista desde la iglesia San Miguel de Arrazola, justo al lado, el frontón. 

El paisaje es espectacular: prados de color verde intenso, pequeños saltos de agua en el río, impresionantes montañas. Pero aunque la gran atracción de esta senda sea el entorno natural y la tranquilidad, durante el recorrido encontrarás caseríos centenarios de gran valor histórico como el famoso caserío Urrutia, viejas ermitas, pequeñas iglesias y hasta un antiguo molino.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
El caserío Urrutia, uno de los más antiguos de Bizkaia, construida en el siglo XVI.

No te preocupes, hay paneles informativos en la ruta, tanto sobre la historia ferroviaria, como sobre los puntos de interés con los que irás tropezando.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Detalles de aquella época minera.

Es un paseo muy ameno pero quien va con niños ya sabe que antes o después, viene la famosa frase: ¡Aita no puedo más, quiero aupis! A nosotros nos pasa, sí o sí. Para que ésto no suceda o por lo menos, tarde más en llegar, puedes llevarles los patinetes, una pequeña bici (sin problema) o la silla de paseo, por supuesto.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
El río Arrazola que baja saltando.

Pero este valle está lleno de sorpresas que a los más pequeños de casa les van a encantar y éstas, puede ser un gran aliciente para ellos. Así que utilízalo para animarles a seguir adelante. Además de una pequeña área recreativa con columpios, baños y una zona de merendero, darte una vuelta por aquí puede ser parecido a estar en un pequeño zoo de animales domésticos.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
No me digas que no son graciosos.

Rebaños de ovejas, cabras que pastan a sus anchas y salen al camino a saludarte, caballos, cerdos muy sociables que se dejan acariciar, vacas, una granja con miles de gallinas que corretean y cacarean alborotadas ,… ¿a que les va a encantar?

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Sin miedo, como si tubieramos una en casa.

Mientras tanto y según vamos adentrándonos en el valle, llegaremos al pie de la majestuosa montaña de Anboto, que impresionan sus 1328 m. de altura. Dice la mitología vasca que la diosa Mari reside e una cueva de este macizo y que cuando la cumbre se pone la txapela (se cubre de nubes) es que Mari, La Dama de Anboto, está en casa.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Una preciosa ermita, San Roque.

Bajo Anboto está el barrio de Arrazola, con su iglesia y su frontón, ¡por supuesto! Y enseguida llegamos a la preciosa Ermita de San Roque, que llama la atención su puerta de barrotes de madera. Continuando por la pista, ya llegamos al final señores, a El Tope.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Fin del camino, la antigua estación de El Tope.

La antigua estación se ha acondicionado como baños y hay otra área con mesas y fuente para poder descansar y comer algo. Ya sabes que el hamaiketako  en esta tierra ¡es imprescindible! Tanto, que saltartela es un pecado mortal, como decía mi aitita (abuelo) Andrés.

Para dar por finalizada la excursión hay tres posibles opciones, al gusto de cada uno:

– La primera es dar la vuelta y hacer el camino inverso, otros 4.5km. Es una buena opción para todo aquel que quiera volver a disfrutar del valle silencioso y le sobren las fuerzas.

– Otra opción es volver en autobús hasta Apatamonasterio. La compañía Bizkaibus tiene servicio de autobuses pero la parada para cogerlo está en Arrazola. Esto quiere decir que hay que retroceder un hacer un trocito del camino de vuelta, unos

– Y la última opción es para quienes tengan el paladar muy fino y el bolsillo bastante lleno. La propuesta es quedarse a comer en el restaurante Makatzeta, que está justo en frente de la ermita de San Roque, para reponer fuerzas y disfrutar de la gastronomía de nivel. Es un caserón espectacular con una bonita terraza. Para quienes no se puedan dar el gusto, tampoco es mala opción tomarse una cerveza mientras admiramos el entorno.

viaverde_arrazola_bizkaia_euskadi_paisvasco_bekerreke
Restaurante Makatzeta, bajo la mirada del monte Anboto.

Sólo me queda decirte que las fotos dan una idea de la ruta, pero no tiene nada que ver con la experiencia de recorrerlo y sentirlo. El valle de Atxondo, no te va a defraudar.

Si te ha gustado esta entrada participa dejando un comentario y compártelo en tus redes sociales. Eskerrik asko!

Tienes toda la ruta aquí:

https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=16159792&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=SPowered by Wikiloc

Información práctica:

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

7 comentarios en “Vía verde de Arrazola, tras los pasos de la locomotora.

  1. Me encanta acompañarte en las escapadas y que nos lleves de rutas con paisajes tan espectaculares como éste. Eres un ejemplo a seguir, compartes tus aficiones con los más pequeños de la casa y los acercas a la naturaleza. Como siempre, unas fotos maravillosas que nos permiten conocer un poco más de tu zona. Un beso guapa!!

    Me gusta

  2. Hola, muchas gracias por la recomendación, La verdad es que no conocía esta ruta, pero me la apunto para próximas excursiones! Lo de poder dar un agradable paseo por la naturaleza, ver animales, respirar aire puro…nos atrae mucho y creo que es un plan que debemos mostrar a los niños más a menudo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s