Punta Galea, la ruta de los acantilados.

Llega el buen tiempo y apetece cargar las pilas al sol. Y para eso, que mejor que pasar el día al aire libre, disfrutando de nuestro alrededor con los que más queremos. Hoy te propongo una “egun-pasa” familiar en toda regla, es decir, un plan super completo para todo el día: ruta + comida + playa, en un entorno maravilloso. ¿Qué me dices? ¡Vamos allá!

Esta vez, te invito a conocer la costa vizcaína, con una ruta por los imponentes acantilados y playas salvajes, que transcurre entre Algorta y Sopelana. Es un paseo, como dicen ahora, “total healthy” (véase ruta del colesterol de toda la vida) que te va a llenar los pulmones de puro aire marino y hará mover tu esqueleto sin darte cuenta.

acantilado
La ruta de los acantilados.

Porque mientras disfrutas con las espectaculares vistas y los diversos puntos de interés que tiene el camino, los 8 kilómetros se te pasaran ¡en un tris!. ¿Mucho para ese cuerpo serrano? Si es así o lo quieres hacer con niños, no te preocupes. ¡Está todo pensado! Obviamente, se puede hacer sólo un trozo del trayecto. Que además de ser más corto, no hay escaleras y se puede hacer con sillitas, patines, bicicletas, patinetes,… sin duda, mucho más atractivo para los txikis de casa.

En nuestro caso, como siempre vamos con la tropa, nos decantamos por la ruta corta y aparcamos el coche en el parking gratuito del Fuerte de La Galea, en Algorta. No tiene perdida pero por si acaso, al final del post tienes un mapa para ubicarte.

argorta
Vista de Algorta desde el Fuerte de la Galea.

Nada más salir del coche, huele a mar, a salitre y la brisa te da la bienvenida. Esto me recuerda que debo darte un importante consejo: Date crema solar. Que si está nublado, que no parece que salga el sol, que tal y que cual…. Hazme caso, si no quieres parecer un cangrejo. Esta brisa y las nubes, engañan ¡y mucho!

Muy cerca del parking, tienes el primer punto interesante de la ruta, el Fuerte de La Galea. Ésta antigua construcción militar del siglo XVIII, está abandonada de la mano de Dios y la puerta principal cerrada a cal y canto. Una pena, porque no se conserva tan mal y es un lugar precioso. En su día se utilizó para la vigilancia del comercio marítimo. No me extraña. Desde aquí, no se te escapa ni Txus (ni Txus ni nadie), ya que se puede ver toda la desembocadura del río Nervión y el Superpuerto de Bilbao o Bilbo.

el fuerte de la Galea
El fuerte de la Galea despierta curiosidad en todos.

Que estamos muy cerca de Bilbao ¡Ay va la ostia! De eso no te va a quedar duda, porque te vas a hartar de ver gente con la camiseta del Athletic, desde aititas (abuelos) y bebes, hasta mascotas. Que yo sepa no, no lo regalan con los yogures. Pero es que los “tximbos” (así llamamos los guipuzcoanos a los aficionados del Athletic) son así, se ponen la camiseta hasta para dormir.

Volviendo a la ruta, una pequeña aclaración: Esta ruta se puede empezar en el mismo núcleo urbano de Algorta, pero tiene tres pegas: es un kilómetro más de trayecto (aproximadamente) y cuesta arriba (un punto negativo importante en caso de ir con niños) y resulta mucho más complicado aparcar. Como todo, esto también tiene un pero. Si empiezas en Algorta, podrás conocer el molino de Aixerrota, símbolo del municipio. Fue construida en el siglo XVIII, en tiempo de sequía. Es uno de los pocos molinos de viento de Bizkaia, ya que los molinos que se construían antiguamente eran molinos de agua.

Dejamos atrás Algorta, el molino y el fuerte, volviendo otra vez en dirección al parking. Solo para coger impulso y dejarte llevar, porque este tramo es cuesta abajo, hasta llegar al faro.

faro
El faro, esperando su turno.

Durante esta etapa del recorrido y hasta el faro, la pista peatonal va paralela al “bidegorri” (traducción: camino rojo, para uso exclusivo de bicis) pero a partir de este punto, el “bidegorri” desaparece, y todos usuarios deben compartir vía.

love
Son realmente espectaculares los acantilados.

Entre ponte bien y estate quieta, llegas a Punta Galea. Un nombre muy bien avenido, ya que “galé” en francés significa acantilado. Desde Punta Galea, las vistas son espectaculares, hasta tal punto que, siempre que la meteorología lo permita, se puede ver Castro Urdiales (Cantabria).

vista castro
Al fondo, Cantabria infinita.

De aquí en adelante, las calas, el mar, los acantilados y las playas salvajes no dan tregua. Atentos “foto-adictos”, paralelos a la pista, existen diferentes senderos que nos acercan hacia los acantilados y desde allí, poder sacar unas fotazas alucinantes.

banco la galea
¡Ésto si que es vida!

Hay bancos de piedra, estratégicamente ubicados mirando al mar, donde leer, observar a los intrépidos surfistas luchando con las olas, tomar el sol o disfrutar de las vistas. Todo esto está muy bien, pero por favor, CAUTION ! Toda precaución es poca con los niños, ya que no hay ningún tipo de protección al borde de los acantilados.

Y entre fotos, la parada de rigor en la fuente para llenar las cantimploras (hay varias en el camino) y un poco de descanso en uno de estos bancos, nos encontramos con la playa de Gorrondatxe. Maravillosa estampa, si señor. También conocida con el nombre de Azkorri, es una playa de arena oscura pero muy limpia, con servicios y duchas pero con un acceso un tanto complicado. Ésto tiene una sola lectura, no es una playa masificada. Toma nota.

costa de bizkaia
La playa de Gorrondatxe y la costa.

Este mismo camino, sigue hasta Sopelana pero a partir de la playa de Gorrondatxe, empieza un tramo con escaleras y con desniveles de un par de kilómetros. Las vistas, de escándalo y a los andarines que no tengan que tirar de niños, lo recomiendo absolutamente, para poder conocer la playa de Barinatxe (llamada La Salvaje por los locales) y la de Atxabiribil en Sopelana. Un autentico lujo de playas. Los perezosos y/o conductores de todo tipo de vehículos con ruedas, nos toca pararnos aquí. Eso si, para coger fuerza, que todavía queda la vuelta, tenemos un chiringuito junto al parking de la playa de Gorrondatxe. Se llama “ El Txirin” y tomarte algo con semejantes vistas, no tiene precio.

el_txirin
El chiringuito de la playa de Gorrondatxe.

La ruta corta digamos, son unos 3,5 km de ida y otro tanto de vuelta. La verdad es que no te das cuenta ya que el trazado del recorrido es sencillo y muy agradable. Pero como te digo, entre las paradas de rigor y las de imprevisto (con niños ya se sabe), nosotros nos pasamos la mañana entera.

Después de este desgaste físico, hay que llenar el deposito calorico, al estilo de Arguiñano, con fundamento. Es hora de comer. Pero no puedes ir a cualquier sitio. Quiero que conozcas algo muy típico de Bizkaia, las cerveceras. Si, en Gipuzkoa hay sidrerias y en Bizkaia, tienen las cerveceras. Se les llama así pero en realidad no hacen cerveza, solo la sirven. Son una especie de merenderos, con parking, columpios, zona de terraza con mesas al aire libre, (ademas de las de dentro), bar, futbolín,… con un menú de sota, caballo y rey: pollo asado con patatas, ensalada , choricillo para picar y para beber jarra de cerveza, como no. Eso si, como dice mi aitita (abuelo) Andrés, todo de categoría.

cervecera_menu
Sin lujos, pero muy buen menú.

Bueno, hay que decir que en algunas cerveceras, en los últimos años, el menú es bastante más amplio (chicharro, sardinas, codillo,…) pero aun así, de las cocinas no paran de salir pollos asados a destajo.

 cervecera artadi
Cervecera Artadi, en pleno ajetreo.

Esta zona de Uribe Costa, está llena de cerveceras pero yo te recomiendo la cervecera Artadi, en Sopelana. Un lugar tranquilo, perfecto para ir con niños y con unos pollos para chuparse los dedos.

Ésto de la cervecera tiene su aquel y para que no vayas de pardillo, llamando la atención de los tximbos (que está plagado de ellos), tienes que saber  su funcionamiento:

-Lo primero nada más llegar, uno coge sitio. Escoge una mesa e instala el campamento base.

-Segundo paso, decidir lo que quieres para comer. Si vas a pedir pollo asado, normalmente se calcula a medio pollo por cabeza. Las patatas se piden a parte.

-Una vez sepas lo que quieres comer, hay que acercarse a la barra y hacer cola para pedir. Los postres se dejan para un segundo pedido, después de comer todo lo demás, no vaya a ser que no puedas más.

-Se paga la comida en cuanto se pide y te dan los utensilios para que pongas la mesa tu mismo: mantel de papel, cubiertos, platos, vasos, servilletas y las bebidas. Sí, el “momento cervecera” tiene su gracia. Te dan un numero de pedido y tienes que estar atento a la pantalla para cuando llegue tu turno. Recoger la comida y a la mesa. On egin! (que aproveche). Tranquilo que no vas a tener que recoger la mesa, ni fregar. De eso se encargan ellos.

pantxineta
Siempre hay que dejar un hueco para el postre. Pantxineta Artadi.

Toda una experiencia de lo mas típica, que no puede faltar en tu visita a esta zona de Bizkaia. Para terminar el día, Plentzia es uno de mis pueblos favoritos, al igual que Sopelana.

playa_plentzia
¡Que viene la galerna!

Con buen tiempo, puedes disfrutar de la preciosa playa, con columpios en la misma arena y darte un chapuzón en el cantábrico.

Si no hace muy bueno para la playa puedes dar un paseo por el coqueto puerto pesquero, ría arriba, hasta la plaza del pueblo y subir al casco antiguo. Para mi tiene un encanto especial.

plentzia
Desde el puerto pesquero sigue el paseo junto a la ría y llegaras a la plaza.

Un día de lo más completo en el que disfruta todo el mundo. Éste es uno de esos planes que no pueden faltar en tu visita a Euskadi. ¡Que lo disfrutes!

¿Te ha gustado este post? Participa dejando un comentario en el post y compartiendolo en tus redes sociales.

¡Es por aquí !

Datos prácticos:

  • La ruta con los puntos de interés:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=view&id=13337855&measures=off&title=off&near=off&images=off&maptype=S

  • Llevar calzado cómodo.
  • No te olvides la crema solar.
  • Cervecera Artadi: 

Dirección: Calle Artadibide, 1,  

              48600 Sopelana, Bizkaia

              Teléfono:946 76 10 58
Anuncios

11 comentarios en “Punta Galea, la ruta de los acantilados.

  1. Recordando viejos tiempos. Buffff la ultima vez q hice esa ruta lo menos 15 años. Y por supuesto las cervezeras. Una pasada y las vistas…..y plentzia q te voy a decir. Y si subes a los cañones a Gorliz flipas. Muy bien explicado.

    Me gusta

  2. Muy interesante, pero como bilbaína no puedo pasar eso de Athleti?!??? Éso no existe!! Es Athletic y sus hinchas no son tximbos, son leones. Lo q llaman el atleti (y mal llamado por cierto, porque da lugar a confusión) es el Atletico de Madrid.. en español. Por lo demás muy bonito reportaje 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s